domingo, 22 de noviembre de 2009

Susurro al viento historias de bocas de arpelipsos de cáñamo mientras recorro como inerme figura la nodricensia de la vida con pinceles de ojos tristes , pero que encaminan la vida con paraguas de hombres sin piernas y sin espadas en tabúes de la espalda de la musa que impregno en ojos de hechizos mortuorios sin pieles de añoranza pero de espasmos en los muslos fríos de esa intemperie de los oídos vagabundeos de los paracaídas de la vida, que se a cómoda a los tarros vacios de una pintura reseca por los labios sin palabras en este túnel de superflua anacrónica sin brazos y piernas trasplantadas.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Continuación de Cerca de mi piel....


Era una cosita chiquitita que parleaba como mariposita en mi abdomen, sucumbí ante su diáfania como si mi desfragmentacion encarcelaría dialogase con oídos sin tímpanos, mantuve la calma pero por mi entrepiernas eyaculaba sangre roja, tan intensa que palidecí de nerviosos atorándome con lágrimas resecas en mi rostro, fue entonces cuando vi., una pequeñita sombra sin color delante mío aquejándome los disfraces inermes de mi contructura mortuoria de histrionismos baratos de plegarias a una sombra que se deshinchaba de mi aliento mientras se ensuciaba mis manos con cerumen de alcohol . Su aliento sostuvo mi mirada por instantes agónicos mientras caminaba ensangrentada hacia el hospital, me detuve a controlar mis ganas de desfallecerme cuando en mis oídos adorno sus palabras pequeñitas con fragmentos del Quijote y sus ensueños medianeros de mis estrellas, y mis disfraces de armamentos falsos, lo mire extrañada, casi satirizada de su parlanchina vocecita arbitraria, sus manitas innotorias sujetaron mi vientre descascarando fantasías que fanfarronearon en milésimas de figuras que casi no distinguía, pero su dialogal semántica gramaticalizo mi diafragma sostuviendo mi cuerpecito muerto que observaba desde su manto, mientras me subían a la camilla, al menos eso creía.

Desperté sola y botada en medio de la calle, medio desnuda, medio muerta y medio loca, solo en mi mente deambulaba la imagen de una mujer de tacones en lluvias espesas de color café, gimiendo las perdidas de una plegaria ante un dios derretido en una botella. Abrí apenas mis ojitos, tenia el cuerpo tenso, su vocecita aún me acompañaba, aunque se deslizaba entre mis piernas como si quisiese nacer desde mi vientre roto, se reía de mis formas arquetípicas e ingenuas para convertir la palabra en simplezas defraguantes de mi esperanza. Fue ahí cuando recordé con ímpetu esa palabrería que acompaño mi desvelo mortuorio y aquella sangre en medio de mi vientre, pero no fui capaz de sostenerme y me enjugue las lágrimas con un tenue suspiro, mientras intentaba rezongar las piernas y barrer de mi cuerpo las manchas. Llegue a mi casa a un aposento resorbido negrusco truculento y dadivoso, con el texto recordatoria en entre la sien, pero con miedo de pronunciar su estismos por mi boca.

Dos maripositas volaban en mi vientre, mientras corría enloquecida en medio de la noche, excavando el ataúd donde nos habían secuestrado, dos cositas revoloteaban mis ojitos, luciernagosos de infantilismo y de esa añoranza que esquiva la insolencia, dos maripositas jugaban a modificar status de colores en una placencia con manos sucias, vimos pasar un camión blanco, lo detuve gritando con la garganta partida, apenas me podía su cuerpecito, pero sostuve la respiración, y camine como si compitiera y delante mío tuviera los objetivos que estudios para creer que aun soy persona, todos es metal repetía mi cerebrito, mientras creía que aun permanecíamos con latidos en el pecho, llegue al auto y apenas fui capaz de subirla, corrieron ellos, los pasajeros para salvarle la vida, yo volví a inventar excusas, mientras intentaba socorrer a mi angelito, de ese lóbrego. Estaba muy oscuro y el túnel daba temblor, pero camine creyendo que danzaba para un árabe loco, ese que invente para la barbi, estaba solita y muy oscuro, respire con el corazón detenido por la taquicardia y la baja de presión, pero mis piernas avanzaba por inercia en su búsqueda, hasta que la halle crucificada, tome el cuchillo que le robe a la Franchesca y la desate, escuchamos un estruendo gigantesco, y despacito dimos pasos de batallón para salir de ese lugar. Entonces me miro con sus ojitos negritos y me dijo; con esa voz de princesita. que sus alitas se habían roto y que ya no quería esconderlas, la tome en los brazos, y caminamos hasta encontrar a ese innombrable de la moto, nos llevo donde ello, ahí amanecimos.

Estuve centímetros de ti, templando como si eso que he matado colgase de esta piel que se destripa de mi alma, mi boca solo aterciopelo ese sonsonete de tus labios, imaginando que contenía el aliento para lamer ese grosor de tus finuras, pero solo acaricie mi rostro con una bofetada de esa igualitaria que me inculca por una unión de espasmos, que renegaba desde que era niña. . .

Me sentía sola, deambulaba en imágenes de un trato que aun no comprendía. Me senté entonces a creer en mis sueños esos que adornaron mi cotidianidad con imágenes kinesicas de formas irregulosas de vida de mundos narratologicos creados solo con el deleite de fantasear, y sentiros como si fuesen un mundo quijotisco solo para mi derecho a creer en mi palabra.

Fue entonces que escuche:

Son ángeles del cielo que protegen, eran voces rubicundas, desconocidas y casi arquetípicas, voces sin cuerpos… sin aire. . .

Respire profundo y luego me dormí.

Llevo horas tratando de escabullirme de ellos, me atormentan, gritándome en el oído como fantasmas una terminación de logias que desconozco.

Detengo mis pasos sucumbiendo mis esencias a esto que se mueve solito, como si mi guatita se me inflara, pero no conseguí gritar.

Eran hombres gigantes, de blanco me abrieron el vientre y sacaron mis maripositas, entonces empecé a desangrarme, me dejaron en una choza, fue entonces cuando me inyectaron, corrí, hasta llegar al hospital, pero la sangre estaba abultada en mi vientre, entonces solo recuerdo que desperté, sola en una calle con unas manitos pequeñitas que se ataban a mis piernas, jugueteando con mis instintos, con mis carcajadas de atibadas

obsoletas informas humanas que aun desconozco por secretos de mi abuela.

Corrí, corrí, corrí, y camine drogada, como si fuese Fátima de Sueño Europea del chileno Macias, parafraseando hipnosis de palabras abruptas en un pecho abierto reseco y piedroso, quería ser como ella enceguecida sin aroma, en tumbas de muertos, airando sus formas icónicas para espectacular mi movimiento arrítmico a ilusiones de vómitos ancestrales que dieran humanidad a estas piernas hinchadas invalidas y arrastradas, en sangres de ese cuerpo, ahhh, de mi cuerpo.

Son esas voces las que me atosigan, busco enceguecida con esquizofrenias de virtualidad, un cuerpo desfragmentador, por memoria, busco como rosa, esa piel que se desvanece de sus manos, de mis manos semanticidad de argumentos diagrofonizados en papeles de higiénicos con nombres de dioses inscritos como plataforma de humanoidedad. Es que espero sin tiempo en el vientre, eso que me robaron.

Intertextuo mi cerebelo con palabras enmascaradas utopicalizadas en ríos de enfermos parasitarios arqueológicos de su santo reino, pero dislatantes entre sus pieles como tatuadotes de milagros extremos sin abismos sin soñolencias pero con esquivalidad en el alma que aprende a redactar.

parece que aùn tengo alas, ajjajaj

miércoles, 28 de octubre de 2009

CERCA DE MI PIEL

Capítulo 1

Vi a Benjamín mientras comíamos con los Editores, mi estomago se me hincho y sentí en medio de le un agujero que se me llenaba de mariposas pequeñitas, como aquella vez, mi cuerpo entonces se hincho y recline mi cuerpo para tratar de observarlo de cerca, pero la piel se me encrespo, iba acompañado por una mujer, me sentí hasta fea cuando la vi., preferí esconderme y negarme la posibilidad de entrecruzar palabras como antes. Tenía sus libros escondidos, esperando quizás una seña para su devolución, pero preferí enclaustrarlo junto con mi vida. . .

Franchesca se me apareció de nuevo, me encerré antes que me viera, no tenia ganas de hablarle, y quise ondar en mi silencio, por hoy me estorbaban las palabras. Las imágenes secuenciaban mi parlamento de aire, entrecruce sin límites esas ondas cerebrales dadivosas de películas caceras solo para mi mente, como si fuera autista por descubrimiento social, ahí, esa fila de agua de misiones imposibles y desdoblamientos de este cuerpo debilucho argumentaban heridas de muertos anacoretas en mis piernas invalidas, taciturno recaigo en lágrimas como compañeras de esas que garabatean las lujurias de mi piel descascarada, y revuelo entonces mientras tu pelvis se hace plausible para mi lengua y recorro como sonámbula ese cuerpo de hombre sin monosílabos en oídos de libertades rechinantes para esta que aun te recuerda.

Continuación CERCA DE MI PIEL....

Torturo tus formas de hombre en el paso ciego de mi vientre y contraigo con las piernas y el himen vaporoso de mujer de palabras, pero recaigo en tu abdomen neófito de rimen y viruela.

Mientras fumo imitando al espasmo de la ironía interrumpo mis vértebras añejas con vino si olor, espero entonces tu boca desnuda como desierto reseco en mis orgasmos.

Contraigo mi abdomen carcomiendo en silencio apaciguando como rosca sin mariposas la palabra del escrito de tus labios marchitos, revuelco mis añoranzas a tintas de pieles encubiertos en nombres aún desconocidos, pero mi mente derrama como desquicia amante neófita e incauta el sonido de tu oído en mis piernas.

Susurro mis palabras a fantasmas trastocados pelambrados de ojos azules, trastoco mis dádivas en búsqueda de brazos tiesos merodeo como arquetipo de esquizofrénicos virtuales, esperando de vientres bisiestos palabras muertas irónicas iracundas y navegantes de mariposas gemelas revoltosas en cuerpos aterciopelados en el cielo de miradas de hombres imaginarios.

Retoco mis trazos como cuadernos escritos en vivencias anacoretas de tintas de mi boca, retoco mi lengua sonidos pomposos, fulgurantes, anacrónicos, anafóricos, de palimpsestos intertextuales en obras lactantes triádicas de la iconisia de la simbiosis encausada de paisajes bíblicos de hombres sin pene.

Retomo como enceguecida, prosopopeyas históricas como trazos de gargantas sin cuerdas, imposto ecos animales, engendrados en pelvis de inconignotos delirios de esta tinta tatuada con lágrimas en mi piel.

Descompongo la sintaxis como un orden vicario de religiones ancestrales sin dioses pero con mujeres de ojos negros empuñados a la vehemencia de esa alma que se decae como madre, como mujer y es entonces electrocuto el aliento mal formado, con textos silábicos deteniendo el aliento en las calles antes de pronunciar su nombre.

Caballeros y la logia esa que ejecuta a los visionarios reiterados por anacoretas sin sílabas y sin apellidos, caballeros, grita el asesino de mi nombre mientras intento vestirme de esta calvicie de mi piel desnuda, caballeros reintegra la sílaba como si fuera una monograma de precarias argumentaciones que esa hija de la tierra proclama como hechicera de un cuerpo sin forma y sin lunas…

Los ecos se rompen mientras el sol despunta en mi ventana y sus voces se hacen desiertas como fantasmas nocheras en vírgenes copúlenlos sin reliquias ni adorno, es entonces que despierto con la garganta seca de gritar al lóbrego de mis paredes mi nombre de mujer y de diosa caída.

Desperté jactadme de los disfraces paranoicos que una haraposa mendiga en caricias de boca fonos repronunciados en escenarios vituperiados en cascadas con barcos sin marineros, pero que en sus redes se estrangulan despronunciadamente las pieles cargantes de ojos de mujeres fuertes sin ropa, pero con palabras de tintas que formatean
los huesos andantes de una tripulación silábica que engaña su propia boca con espasmos de ecos como piedras que carcomen las ataduras de la garganta que lagrimea la vida.
Fulmino mis oscilaciones creyendo fantasmagorías virginales en cuerpos de humanoides, reclamo con faroles de esclava una esperanza. Desproyecto entonces mientras se marchitan mis ecos en sustitutos que boicotean, voicotean los ojos que rodean en el iris grisáceo que observa este espasmo que camina, mientras duermo creyendo ritmos gráficos de cine en bocas de un hijo muerto. Escribo como sonámbula, escribo airando la pelvis de un sustituto que no lleva nombre.

Revuelco mis huesos en manos de abismos con redes de azulejos que piedrizan esta cascada que resbala de mis ojos, asemejo tu cuerpo automatizando la mediación de un amante imaginario, observo sin cuerpo sin cabeza en baños que rompen mi vientre con patadas mientras la lluvia de sangre me deja invalida…. Marchito. ………….son solo líneas que desconozco mientras en mis piernas como cascadas de roció en una sala de urgencia me llueve el entrepiernas en manos de gigantes que desquician mis idolatrías con tijeras.

Me resuena el himen descubierto entre sus manos, recaigo como loca desquiciada y patagónica en versos de hombres desconocidos, mientras la sangre me parte el abdomen adormido en carcajadas de voces sin firmamento, y contraigo mi risa con lágrimas en el útero descubierto.

Y son tus ojos los que me parcelan de esta cárcel, y retraigo mis ojos en tu búsqueda creyendo que como fantasma te encarcelo en este mundo ensangrentado, como si fueras la piel que se rescae del cuerpo, mientras añoro ese paroxismo arquetípico de palabras que aun despronuncio en tu boca. Pero siento ese aliento de orgasmos de tu piel en el aura que gime mi descorsierto dentro de este vientre que me acaricia la inocencia de sentirme mujer. Entonces prefiero esa locura de creer que aún tus manos son mías, me detengo a suspirar ese aire que acaricia mis mejillas y mis mamas mientras de la inocencia gime esa escondida como si mis piernas se atosigaran a tu virilidad, entonces me detengo y tu miembro ruge en este humilde cuerpo, y te vuelves niño en mi vientre, acaricio tu ojitos con mis labios y relamo con espasmos la añoranza de amanecer dentro de tu cuerpo.

domingo, 20 de septiembre de 2009

CONTINUACION CERCA DE MI PIEL

Huelo la amalgazana instancia de socorrer tus razones bajo el amaparo de esta piel que se descascara del cuerpo,huelo y revuelo mis instantes penetrando la parlanchina noche de perfidas dádivas sin consuelo.

Me retracto como flordecencia en argumentos sin perfidias de mi garganta aniquilada, contraigo mis hímenes desolados como vagabunda en cuerpos errantes de vida, lloro fantasmagorías como estirpe de pieles desechas en manos de hombres sin ojos.

Pierdo la paciencia imaginando mientras observo el tumulto por la ventana, grito desesperada tu nombre, casi creyendo que mis piernas caminan por nubes de seda, para alcanzar tu nombre, pero mis ecos retundan en mis oídos sosegando mis lágrimas secas y resecas en los parpados que relinchan mis idolatrias sin palabras de sonido.

Rehuyo entonces, como enclaustrada en mis formas de ese lápiz queme destinta la palabra marcada en pieles de esa mujer inventada. Me otosigo con tu lengua y divago asesina a tu cuerpo sin forma mientras contengo la lengua en llantos utopicos entre tu pelbis.

Grito, sordamente mis espejismos y oscuresco mis teatros en aposentos tenaces de luces sin brillo, vuelo como fantasma insipidas razones dialogales en suelos escenicos de mi cuerpo desnudo.

Observo caricias de tu nombre a ojos grandes, sin mujeres asesinas de tu boca, y reitero la semiótica, como un refrán de simbolos anorexicos de sutilezas arbitrarias en linguísticas sin argumentos.

Espero el nosotros repartirse dentro de dádivas de piernas de hombres, miro, pero tu destello
me ciegaa mi paralisis.

Grito entorpecida tu nombre, pero detengo a sorbos las lágrimas que me ingriminan a observarte y compongo desolada una espera vacía en el vientre que acaricia mariposas con nombres de brisas y cielos que tocan mi boca para cuando unto mis labios con tu espalda, sedosa, humeda, pero detengo tus piernas y tu pubis, reclama mi vagina estropeada, ya no hay nombres campestres que desnuden el alma de quien aterciopela la garganta, mientras recorro con la lengua tu virilidad.

sábado, 12 de septiembre de 2009

CERCA DE MI PIEL

Somos como angeles caídos en medios de terremotos visiados de smog, en cuerpos que se rompen mientras a las torturas militares nos atocigan la gargana para no brindarle sinónimia a la palabra que engendra la vida que en él que sin vientre se rompe en el silencio de tu boca.

viernes, 11 de septiembre de 2009

CERCA DE MI PIEL

Somos como angeles caídos en medios de terremotos visiados de smog, en cuerpos que se rompen mientras las torturas militares nos atocigan la gargana para no brindarle sinónimia a la palabra que engendra la vida que en el vientre se rompe.

CERCA DE MI PIEL

Somos como angeles caídos en medios de terremotos visiados de smog, en cuerpos que se rompen mientras alas torturas militares nos atocigan la gargana para no brindarle sinónimia a la palabra quu engendra la vida que en el vientre se rompe.

domingo, 6 de septiembre de 2009

Cerca de MI Piel

Bailo mientras recorro cinturas de mujeres pobres, estereotiparias y flactuantes de caricias de bocas de hombre, bailo mientras bebo de tu lengua la estirpe soñolienta de tu aire viril, bailo mientras mi mano recorre sin escombro tu mienbro erectil flurocente de agonias en mis labios de porcelana...

domingo, 30 de agosto de 2009


Continuación CERCA DE MI PIEL....

Y ya no existen las formas dentro de tu boca, pues asesino tus lenguas con mi propia boca…

Continuación CERCA DE MI PIEL....

--Sin eruptus fragekup sinseptum die.


Llevo en la cintura el cadáver de tu cuerpo, contraigo con mis piernas la sombra del hijo que no espero, descascaro la taberna sin aliento del hombre que no sale por prejuicios, y carcomo sus luces de mujeres hechiceras mientras relamo las palabras que aun retengo el la lengua.

Soy ciega, amorfa, destellada de alternatup de infregiliptus de inocentulipsis de tu boca, corregí mis formas correvasivas dentro del himen de tu boca. Atropello mi sombra silenciada, atropello mis instintos con esqueletos navegadores de cuerpos de voces de hombres sin cabello, son rufiana de mares de estiércol, volcoteo barcos deleitosos de de sombras de muertos anteñadores de idiomas obsoletos en el vientre de mujer en mafias de mentes desquiciadas sin delirios de sexos comprimidos. Soy soldada de mundos infernos, rufina de mares de esqueletos, contraigo la silueta de mujer abanderada, absolueta de amortigues de espacios quimerales en incendio de hombres hechiceros. Soy esclava de sombra, de tu arco iris, soy palabra de tu boca, soy espasmo de tu vientre y cicatriz de tu lengua, soy palabra de tu boca, sinseptum de die sin forma, soy amalgazana de tus ironías en circos de otros nombres.


Colapso como idolatría de mis mundos, flagelo, con mis lágrimas las caricias imaginarias a tu cuerpo, reitero y me reclamo los nombres de voces que oigo y descompongo como artificio de fechoría de palabras en mafia. Reclamo lamiendo tu miembro nansabundas teologías de hombres desnudos en camas visionarias de mujer sin boca, revuelo como fantasma caricias iracundas indexas de tu pelvis desnuda.
Fanfarroneo actrices de pelvis rotas, de pierna largas y cuellos adornasados con palabrotas de garlitos incrustados en el vientre, soy piel entonces desnuda a tu abismo, degolló la inerme forma de tu cuerpo, sin hombro, escribo tu nombre con labios imaginarios en bocas de mujeres atornasadas a siluetas, de sombras acariciadas en tu cuello, tatuaje invicto de hímenes compuestos, desechos en mantos de pieles convexas a tu entrepiernas. A mi silueta. Sinaptus de seres actantes en conflicto permeable entre mis deseos soy gama de espécimen forma, recontraigo mi lengua a tu fuego, soy permeable a tu cintura y dicha de mujeres de tintas de raíces mías. Soy miembra de ola eréctil forma de tu amparo trigueño, idolatro con lenguas tu espécimen de informas en mi mano derretida de semen, blanca forma de espécimen humanos, contraigo los hallazgos en mi boca, deleito los jugosos isofactos de histeria varonil que cruje al amparo de mi boca, en manas sin hombres, y manos conyunturantes en cinturas fantasiosas, derretidas por espasmos aniquilantes de tiempos escamosos de deidades quiméricas. Tengo entonces los pezones acomodados en tú, entrepiernas deleitosos guitoneadas de gritos silenciados por manos atadas a tu grisácea melocotombe de instancia sublimenes en tu propia lengua.

domingo, 26 de julio de 2009


CONTINUACION CERCA DE MI PIEL.

Y siento los respiros con las piernas atadas, atascadas, contenidas, rebusco como ciega una gañido de mariposa desnuda en este tiempo sin abismo, gimoteó mis palabras mientras contengo tú aliento, abigarrado, como suspiros demolidos en mis espacios sin piernas, sin penes. Tengo ojos enchasqueados y siento mis respiros como cábalas de muertos agónicos que derriten en mi oído su inocencia de formas impertérritas de asiento dentro de este esqueleto sin tinta, mientras me estanco los sueños en mujeres que relatan historias por mi boca. Es entonces que asesino mi lengua como mariposa fragelada en luciérnagas de espectros. Contemplo con ojos de mujeres engorrosas a mis animas inventadas en este asiento, desolado en búsqueda de personajes que se escapan de mi cuerpo....
Ya no corrompo las fantasmagorías sin piernas, veo a mujeres disfrazadas de hombres, de inermes formas, mientras intento pararme como transaunta de esta historia que escribo, pero son tantos los años encarcelada en este abismos, que remonto mis escenarios en espejismos defraguantes de mujeres que construyo con aletas de pescados sin formas, con piernas, con brazos, pero aún me persiguen mis anhelos y ya no hay piernas, respiro solo por creer que aun permanezco con vida, mientras esta silla me gimotea como asesina. Respiro cerca de tu boca, creyendo un parlamento que desde niña escribí.

Capítulo des-fragmentado


Implemento tu ironía como si fuera una pobre esencia de mujer, eyaculo con ella la boca de tu cuerpo muerto.
Ya son años en que tu rostro me vicia de aire que de una piel sin cuerpo con piedras en el alma las hojarascas de una piel rebana tetonita los escombros ceniceros de mi ventana sin aire,
Soy un simple vicio de tu palabra, enloquezco como ramera vientos acomodados en mi planicie, oculto bajo tus ojos, mientras mis pechos erectos clamorean ocitocinas desvanecidas sin nombres de penes sin hombre.
Me derrito bajo tu tinta con piernas abiertas, de mujeres sin ojos, sin rostro y sin pernas de tacones, me derrito gimiendo los ecos d este garlito imaginario de labios estancados para mis nombres.
Busco-rebusco-relamo-reinvento vaginas de ojos inciertos, vituperereados en añosas ironías de pieles de huesos, huesitos, huesilotes de seres sin palabra.
Valido tu cuerpo desnudo sin piernas de instinto sin persona, relato mis orgasmos imaginarios con andamios de ojos de perfidia.
Camino contigo siendo esa impertinencia vilipendiada en cuerpos de fantasmas de doblados, mientras tu boca me rehuye de mi inocencia, en labios de mujeres dibujadas en servilletas. Ya no hay ojos azules, ni verdes, ni olivas, solo quedan manos vacías estrechas con piel sin color de símbolos lingüísticos sin fonética.
Recuerdo, intentando como si fuera un pobre gusano observar piernas que desplieguen de un cuerpo de mujer mío, que muere sin andamios de ecos configurados en vientres descompuestos en líneas sin escritura.
Y escucho como si fuera ciega en tu esencia partida en circumbilumbicas oscilaciones de verborreas tiernas, que jamás respiro, escucho mi pobre boca sin sonido, sin gimoteo de tacones colapsados, abruptados y satinados.
Rencuentro, sin querer en siminaciones de hombres desnudos, pero sin uñas de labios de personas.
Rencuentro entre rosas muertas escénicas muertas de seres inventados, confundo entonces verdades impertérritas conyunturantes y obsoletas, mientras inmóvil grito sin sonido desconfiguraciones episódicas de mundos fraccionarios cerca de lo que no sé pronunciar.
Establezco como anonadadas firmoteos vituperiados en mis recuerdos aniquilados por el tiempo esclavizado, como parlanchín dadivoso de sátiras haraposas de un cerebro aglutinante de espasmos sensoriales de mujeres caminantes en rocas de ríos revueltos sin cuerpos de sangres de nariz palmoteada por ti.
Quisiera soñar y vuelo sin saber que mi palabra me contiene el cuerpo destruido, como una vagabunda sin harapos de palabras sin sonido.

Y te respiro mientras mis instantes fragelan tu cuerpo desnudo, acariciando la intemperie de tu boca con los dedos hilvanándoos en puntas de penes rectos que se lamen en las piernas que gimotean por vehemencia, rebusco esa esencia que sin ser de mi pertenecía presto los segundos de acariciar con mi lengua tus labios profundos, con yemas sutiles de fragancias aterciopeladas de tu desnudes en mis vaivenes de mujer.
Reitero estas palabras mientras de la nada me ataca como fantasma la desquicia solitaria de tu cuerpo en mi ventana, eres hombre sin precariedades fugitivas, pero invictas en mi cama, entre sabanas desoladas remojo tu espasmo como si mi locura llegase hacia tu cuerpo en otros hombros. Relamo entonces el recuerdo de retenerte en mis brazos como negrusco, grandote, y efímero de pasajes en la insolencia de tu boca descascarada en mi piel degollada por manos atadas en otras mamas. Relamo y reconstruyo tu inocencia como si fuera un parámetro de dibujo acariciado en paredes marchitas sin tu oído resonante de mis palabras cercanas y furtivas de excitaciones involuntarias en tu egolatría de hombre mártir de conyunturas ancestrales en piernas desquiciadas por mujeres obsoletas de formas de feminismo medieval. Y espero como estrafalaria debajo de los árboles taxis de tu abismos como añoranza del tiempo que se desgaste en esta piel desvastada en caricias de tiempos muertos, y espero como si la canción se reiterar para mi oído de lágrimas bajo el sol, estrellado en lunas que giran para verte crecer frente a tu hijo. Y la melodía de mi invisibilidad es más que el silencio nocturno de tus destrezas figurativas, es la esperanza del retorno de aventuras plagiadas en lápiz de tinta sin plomo.

MI PLACER

Mi placer

Confluyo agónica a tu cuerpo
a tu pene apretado entre mis pezones
erectos, grisáceos de lenguas que abren
mundos absoletos de esencias
con manos rectas y bocas
desasiados de hímenes
reiterados entre las
piernas abiertas.

---

Lamo tu boca
Sin sutilezas
De mujer
Contengo con mis manos
Los senos atornazados
Por tu entrepiernas
Lamo tu cuerpo consternada
Por lenguas
Giratorias
En orificios vaginales
Mientras eyaculas
Sin palabras
Alteraciones
De sircumbilumbicas
Pelvis
De hombre
con penes
rectos
en mi
cintura
gimoteo precaria
para sin
aire
respirar
por la boca
los hímenes
desgastados
de mujer
encarcelada por tu
sudor, mientras
tu cuerpo desnudo
sostiene mi
esencia
vagabunda
de palabras ensoñadas
como aires
sin cuerpo.
Acaricia entonces tu boca
deshecha mielando
oscilaciones gutrinantes
en mi cuerpo
desnudo
revuela entonces el himen
descompuesto
en la cigarra
en la esencia
de tu pene
inhiesto.
Y tus piernas descascaradas
Me contienen flagelada
el himen en el pecho
y sostengo con mi abdomen
tu entrepiernas que relincha
espasmos
súbditos
de vehemencia
y me revuelco entonces
con las piernas
a tu boca
erizadas con pezones
irritados de manos que atraviesan
el semen de la gloria
mientras desecha
contengo tus manos
gritando las vidas
anonadas en tus labios.

jueves, 23 de julio de 2009


Solo llevo los pezones erizados

al sentir tu boca fragelar mi oído

conternando con dedos de hombre la espalda

desvelada

por cinturas sin ropa

desquitas como harapos con tus ojos de hombre

y virilidad de pene recto con formas

de labios y lenguas apretadas en mis piernas.



miércoles, 22 de julio de 2009

Mi placer

Acaricia entonces tu boca
deshecha mielando
oscilaciones gutrinantes
en mi cuerpo
desnudo
revuela entonces el himen
descompuesto
en la cigarra
en la esencia
de tu pene
inhiesto.

Y tus piernas descascaradas
Me contienen flagelada
el himen en el pecho
y sostengo con mi abdomen
tu entrepiernas que relincha
espasmos
súbditos
de vehemencia
y me revuelco entonces
con las piernas
a tu boca
erizadas con pezones
irritados de manos que atraviesan
el semen de la gloria
mientras desecha
contengo tus manos
gritando las vidas
anonadas en tus labios.

Mi placer

Lamo tu boca
Sin sutilezas
De mujer
Contengo con mis manos
Los senos atornazados
Por tu entrepiernas

Lamo tu cuerpo consternada
Por lenguas
Giratorias
En orificios vaginales
Mientras eyaculas
Sin palabras
Alteraciones
De sircumbilumbicas
Pelvis
De hombre
con penes
rectos
en mi
cintura

gimoteo precaria
para sin
aire
respirar
por la boca
los hímenes
desgastados
de mujer
encarcelada por tu
sudor, mientras
tu cuerpo desnudo
sostiene mi
esencia
vagabunda
de palabras ensoñadas
como aires
sin cuerpo.

Mi placer

Confluyo agonica a tu cuerpo
a tu pene apretado entre mis pezones
erectos grisaceos de lenguas que abren
mundos absoletos de esencias
con manos rectas y bocas
desasiadas de himenes
reiterados entre las
piernas abiertas.

Respiro.

Fran se acerco a su mujer desde que despuntaba el alba, su oído suspiro como aquellos atardeceres de su juventud, el sollozaba como sí fuera un pequeño niño que copulaba abrigo en el pecho de la mujer de sus sueños. Giro casi sin despegarse de ella, para limpiar los ojos lagrimeados. Contuvo por un instante la idolatría en la nariz, jactándose con vehemencia, ese amor descascarado y atornazado por su musa. Sin premonición oscilo su rostro trambulo y estrafalario, hacia aquel cuerpo emblanquecido, se gimoteo el instante haciendo vida sus momentos felices, como sí fueran revividos por su mente, mientras su boca hacia agua mielada sobre los labios de su difunta esposa. Fran tenuemente unto su rostro en el regazo estéril y frió de la mujer, quedándose inmóvil, como si fuera el silencio nocturno que acaricia la intemperie de los dos amantes.

lunes, 6 de julio de 2009


Continuaciòn de Cerca de mi Piel

Y siento los respiros con las piernas atadas, atascadas, contenidas, rebusco como ciega una gañido de mariposa desnuda en este tiempo sin abismo, gimoteó mis palabras mientras contengo tú aliento, abigarrado, como suspiros demolidos en mis espacios sin piernas, sin penes. Tengo ojos enchasqueados y siento mis respiros como cábalas de muertos agónicos que derriten en mi oído su inocencia de formas impertérritas de asiento, dentro de este esqueleto sin tinta, mientras me estanco los sueños en mujeres que relatan historias por mi boca. Es entonces que asesino mi lengua como mariposa fragelada en luciérnagas de espectros. Contemplo con ojos de mujeres engorrosas a mis animas inventadas en este asiento, desolado en búsqueda de personajes que e escapan de mi cuerpo....


Ya no corrompo las fantasmagorías sin piernas, veo a mujeres disfrazadas de hombres, de inermes formas, mientras intento pararme como transaunta de esta historia que escribo, pero son tantos los años encarcelada en este abismos, que remonto mis escenarios en espejismos defraguantes de mujeres que construyo con aletas de pescados sin formas, con piernas, con brazos, pero aún me persiguen mis anhelos y ya no hay piernas, respiro solo por creer que aun permanezco con vida, mientras esta silla me gimotea como asesina. Respiro cerca de tu boca, creyendo un parlamento que desde niña escribí.

domingo, 28 de junio de 2009

Llorando como luciernaga exterpada añoranzas de pieles putrefactas radioactivas en cuerpos de carnes desvanecidos por una lid quese desvanece junto a tu boca...

jueves, 21 de mayo de 2009


Solecito...

Tenía mis alitas destelladas por dos arcoíris que emergía de esa palabra que aun no se pronunciar, mis ojitos rebuscaban en todas las direcciones esa gotitas que se me escapaban mientras sentadita esperaba que alguien me diera un pedacito de pan. Mis ojitos eran cafecitos y bien grandes los caballeros cuando me daban monedas de pura pena de verme casi sin ropita me miraran con sonrisas y decían; que mis ojitos eran como esas polcas grandes, yo nunca entendí porque me decía polca, porque las polcas son de colores y mis ojitos eran de otro color. Tenia tanta hambre que les hacia una mueca y recibía la moneda, y ligerito se me perdía en la guatita … Pero a pesar de que todo el tiempo estaba ahí, como si fuera mi casita nunca pude mirar o sentir eso que esa voz me dijo un día y no entendí, yo creo que porque aun no se bien las letras, entonces espere que llegara de nuevo, porque su vocecita me dio calor y se me quitaba hasta el frio de sentir esa voz, era raro creo yo pero como que me gustaba saber que eso existía.

Me gusta jugar con piedritas, son como mis amigos, las junto las chocas y incluso le coloco ropa, con los pedazos de trapos que hay en la basura, como la comida, dentro de la basura salí yo, me gritan los cabros que viven al otro lado de la calle, señora María que murió me encontró en una bolsa, pero a me parece que era un abrigo bonito porque me mamá me quería tapar del frío y por eso me puso hay, y me adorno.

Rebusco mientras resueno mis angelitos convertidos en estrellas mientras escucho a tantos hombre leer sentados en la oscuridad, rebusco y murmullo sonrisas desiertas, mientras mis tripitas se destapan por el hambre de la ciudad, me recuesto escuchando sus voces, con sabanas de cocer hilos de cartón, compongo entonces canciones de esa que nunca mi mama me canto.

Y mi música soñolienta me envuelve en ese nombre que aun desconozco de mi vida, pero lo invento para que cualquiera me nombre cuando me de comida. Tengo un cajón y un tarrito salgo a veces por las casas cuando ya no doy mas de hambre a pedir comida, una niñita en la casa de la Oña marta, un abuelita, me abrió la puerta, y me miro y me sonrió, yo creí que me iba a pegar porque parecía enojaa, entonces me dijo que esperara, llego con un plato y una cuchara , me lo paso, come me dijo, ese día estaba lloviendo, tenia frio la comida estaba calentita, bueno se lo que era, pero mi guatita dejo de sonar, fue como un sueño que o rezaba ea ese tatita Dios que en la iglesia esta parado y que de vez en cuando lo miro, imitando a las señoras bien vestidas, tenia frio, mis campanas resonaron con ganas de abrazarla pero me dio susto entonces ella, con sus ricitos parecidos a los míos se saco sus zapatos y me los paso, yo andaba siempre a patatita suelta, nunca tuve eso, la señoa que me cuido me ponía trapitos y decía que mis piececitas veían tan bonitos, entonces ella medio su manito y me dijo quemí jugar, ella se quedo a patita, y salimos la patio de su casa pero mejor me salí corriendo de ahí, entonces ella corrió detrás mío y me paso una bolsita. Cuando llegue hasta mi calle, la calle mía porque era donde tenía escondía mis cositas, detrás la gobernación, donde hay naranjos, me senté caladita mirando la gente que pasaba, a mirar mi bolsita, era unos juguetes, una muñequita de lana, unos calzotenes, un chaleco, y lápices y un cuaderno, me pareció chistoso porque yo no sabia todavía escribir ni de esas cosa, además de que yo no pensao aprender. Me gusto la muñeca duermo con ella con mis sabanitas, y me puse mi ropa después que hice pipi escondidita en el árbol. Me acorde de esa niñita toda la noche yo quería tener viva a la señora que me cuido pa que me hiciera comí, no recuerdo que ella me allá traído algo así, salvo de la basura.

Otras veces esas voces no me dejan dormir, escucho susurros en el oído, como si me cantaran canciones, mis manitos se mueven como si quisieran tocar esas cosas brillosas que están el cielo, me gustaría estar ahí mejor, para no tener que tener alitas rotas de una mariposa que no ha podido volar porque sus alitas están rotas, sin pegamento para despegar, ahí estoy sin dormir, sin amigos y sin gente que me ayude a disfrazar las tripas de comida.

Se me aparecieron sus ojos, como luciérnagas, plagadas en mi vestido mientras dibujaba en el barro, en cuclillas, eran dos pelotas de cristales como bolas de futuro que acariciaban mi cuerpecito y lo entibiaba para acurrucarlo en las gotas que caían del cielo, tome mi muñeca de lana, la atrape la senté a mi lado, para que observara conmigo como esas gotas recomponían esas piernas que no se mueven por el frio y la resequedad del aliento que se respira cundo uno habla en silencio sin boca y sin manos que acaricien una vaga idea de eso que se busca en un tarro de basura como yo. La mire, entonces la tome de la mano y un tenue arcoíris tropezó en nuestro caminar cuando las hojas de los árboles húmedas revolcaban mis piecitos en esos charcos que me deshicieron la casita, giramos bruscamente al suelo y mi rostro empapado de tierra se abrazó al barro para no perder el aliento que le atragantaba las ganas de ser agüita azulina para llegar a ese vientre de mujer donde tuve que haber nacido, grite como tres padre nuestros cantaditos como me lo seño la monjita cuando me regalo comida en la iglesia, cuando rodillas frente a diosito, le pedía un favor, despacito, casi sin hablar que me ayudara a pronunciar. Me quede tendida en el suelo mirando al revés esas luciérnagas de vida que atropellaban mis cantos con inocentes letras que sin querer forme, mi muñequita de lana me contuvo las lagrimas sin dedos por mi cabecita sus manos me acariciaron, habían luces, de colores, y sonaban alarmas por todo el centro de la ciudad, nadie dormía, supongo, al menos no sentí a nadie más, solo una tenue briza que rozo mi mejilla, entonces cante esos bisílabos que apenas yo entendía para decir un nombre que nunca tuve, de a poquito se apagaron las luces, las voces y la noche se despejo por pequeños rayitos amarillos, aun en el suelo, con mi boquita llena de barro sentí el candor que decía solcito, solecito, solitato, solicito, apenas escuchando creí que me nombran, a mí, cerca de mi oído estaba mi muñeca de lana, tapándome la cabeza.

Solecito, solecito. . . volví a escuchar, entonces sin querer esas palabras que no pude repetir, me levante como pude, con gotitas de angelitos sin alas rascándose de mis ojos, con angelitos mordisqueados por perros ratos y con tripas que resuenan un hambre que no cesa. Solcito me parecía dulce, me senté como pude, y espere que alguien pasara, pero nadie ni siquiera un muertito se a parecía frente a mis ojitos. Llegue al iglesia esa que parece cueva y resuena para marcar la hora, me senté en la cruz pero nadie. Solo pedazos de lluvia recostadas bajo mi cuerpo y las encinas de las casa adornaban estas tierras, solecito, grite con premura y ambición, solecito, porque no bajas del cielito, solecito adorno de mis ojitos de cabellos tiesos porque no tienes ojitos, solcito de rayos suculentos de espasmos dorados de la mañana tibia del arcoíris caído de los pájaros marchitos y de la vida que no se escribe sin premonición porque no me das tus palabras que cantas a las estrellas de la razón besos y canciones con guitarras las palabras para encontrar mis ojitos que me den tu corazón, se me quedo en la memoria lo repito porque cada vez que la veo recuerdos sus ojitos y sus cabellos amarillitos como el cielo, mientras le cantaba un señor escondido esas cosas que no entiendo pero que repito por mera evocación, repito como soñolienta mientras creo que aun puedo pararme, apenas camino, las tripas resuenan en mi ombligo, y escucho sus voces mientras estos ríos de sangre adornan mis cabellos, y sus ecos nombran mis voces con soles mañaneros para poder comer.

Digo tantas cosas que ni yo comprendo, pero prefiero seguir las líneas de todos esos que un día escuche, mientras acurrucaba mi cuerpo al árbol de mi casa naranja, en el pasto que hice mi casa, sus ecos relinchaban amorotonados cuerpos de palabras, tengo mis alitas rotas y un arcoíris que apenas puedo ver rima ideas locas mientras reitero las voces de quienes no puedo ver, es el hambre el que me atosiga, con tripas cantoras de vida sin comer, juego con mi humilde muñecas a las casitas que nunca puede tener, vuelo con alas de mariposa historias que jamás quiero ver, tengo mis alitas rotas y sin ojos las puedo ver, porque juego a la con lana de niñas que me dan de comer.

Después que la niña me dio comida me vine pa mi casa, en la calle, me vine por todo el camino cantando canciones y recordando a su abuelita, porque sus ojitos me parecían conocido, corrió a pasarme una bolsita, pero la vi en la iglesia, esa noche no pude dormir, caían como angelitos del cielo de colores convertidos en agüitas de cristales y entonces con la muñeca que me regalo de lana, me puse a cantar y componer historias que no entendí ni yo, junte hartas palabras escuchadas de antes, de los habladores de la calle que leen libros y de esa señora bonita que me decía solecito tenga este pancito, y ahí me quede escondía debajo de una santa, como tenia unos trapas largos me escondí ahí, pa que no me vieran, tenia frio y me abrigue con una sabana blanca que estaba en una mesa en la catedral, y cuando por fin pude cerrar mis ojitos luego de pensar las cosas, una mano suavecita me toco la cabeza, llegue a brincar de susto, pero después que salte, encontré pancito y un vasito de leche, y sin remordimiento me lo comí, le había rezado a diosito pa poder comer, así que le agradecí con una mueca y un baile la comida, entonces me trajeron una brazada, y ahí me quede, calladita como un silencio sin dormir, me imagine a los otros como yo, pasando frio, pero los santitos me cantaron canciones tan bonitas que me costo pensar en tener sueño, porque hasta me dieron besitos, y me oraron por mí, pa que encontrara todo eso que yo decía que se me había perdido por cerrar los ojitos, cuando veía pasar gente y su voz no tocaba mi rostro para acariciarlo, no se como pero me dormí desperté hasta las tres, en una camita, con sabanas no de cartón de regalo sino de trapos, hasta con brazadas, como la de anoche, había una señora vestidas y tapada por todo el cuerpo, ella me trajo comida y me hizo un gesto que me quedara acostada, cuando trate de levantarme me mire el cuerpo, y tenia otra ropa, con olor, la mire y le hice una mueca como ha toda la gente, las palabras no me salían, las tenia en la frente pero de ahí no se me escapaban más que murmullos, salvo las reiteraciones de esos ecos que escucha como mariposa que revolotea en mi cabeza para pegarse en ella pa ver si esta despierta y salpica entonces las ideas pero no se como arrancarlas de mi boca. Mis chochitos rojitos como sangre son tan bonitos nunca me los había visto, me mire en un espejo limpiecitos sin pájaros que me rondan la cabeza, pa decir lo que no pronuncio. Me siento con la cara contenta se me ve la sonrisa, con risa, yo creo que es porque tengo el cuerpo calentito, el solcito me pego con sus rayitos en el rostro, la monjita me dijo que yo parecía u solecito limpiecita, entonces le balbuceo una idea que ni yo entendí, pero ella se rió, y me dio un abrazo.

Pero echaba de menos a los otros niños, así que me fui pa la calle donde están los naranjos de patio, ahí corrí detrás de ellos pa tocarle los hombros, me suscite así de repente con unas ideas rebonita que se me pasaron por mi carita, entonces salí a la plaza de arma donde había unos cabros con tambores de basura, y los tocaban con unos palos, habían una niñas bien morenitas bailando, los fui a mirar y le tocaba las piernas a los niños, eran peluita, le toque a uno sin querer la polera y me miro, con cara de risa, entonces me paso uno de sus palos pa que tocara el tarro y ahí estuve yo me sentí como divertía, eso decía ellos, entonces sin querer mi cuerpecito chiquitito chiquitito tiro el palo lejos y le llego a uno de las niñas que bailara, y como ella se salió de la pista yo me subí la polera hasta la guata y me puse a imitar a la otra niña como se movía, parecía niña eléctrica mis huesitos llegaban a resonar tratando de seguir el ritmo los niños, me miraban y me aplaudían, entonces mas ganas de estar al medio dela pista me dieron y hice hasta piruetas, entonces llego la monjita y no me saco de la danza artística, me dejo no ma, porque me dijo después que era relindo verme sonreír ya que mis cachitos que ella me hizo relucían como solecitos en el reflejo de la estación dela gobernación, el corazón me palpitaba tanto que pensé que me iba a enamorar, por primera vez de esa con ojos café o verde, pero me dijo que cuando creciera y le dijera una palabra me iba a regalar algo, no lo pesque lo mire no ma y seguí con mis huesitos aturdidos hasta que la música dejo de sonar y llegaron unos payasos con fuego, en la nariz, la monjita estaba calladita, en un rinconcito, uno de los cabros andaba con un sombrero, le echaban monedas y hartas, entonces como yo tenia hambre le saque a la monjita que se quedaba dormida lo que tenia en la cabeza que parecía sombrero, y salí haciendo muecas y balbuceando mientras aun tocaba suavemente la música de fondo a pedir también, los cabros me miraron no ma sin decirme nada, pero había un caballero que era bien bigotudo pasaba toda las tardes por la avenida libertad con sus alumnos a mirar la gente, a veces yo lo saludaba y lo imitaba con grandes gestos lo que el hacia cuando veía una persona y le indicaba que así y así los podían conocer, ahí estaba me miro, pero no se si me estaría analizando como el decía, pero me dio una risa cuando lo mire de frente, era alto y medio gordito y estaba comiendo helado entonces se le cayo el helado mancándole toda la barba y la guatota que tenia, tenia tanta sed de tanto bailar que me puse bajito de su helado y como se le caya porque era tan grande que no cachaba na por donde se le escapaba , calladito y pegadita a el me puse entonces saz que sale el pedacito de helado derramándose y saz que abro mi boquita y me entra derechito derechito la bocanada de heladito, que rico llegue a resonar de alegría con el puro saber nuevo que probé, así estuve harto rato y como el caballero era tan grande y tan gordototo, su helado eran gigante, entonces y tenia pa rato, uno de sus alumnos me picho y yo creí que me iba de una alita rota a sacarme de ahí, en vez de eso se puso a reír a carcajadas de eso, pero la Ceci que así se llamaba la otra alumna del profesor bigotudo, me dio un chocolate mientras se reía y hacia un gesto de simpatía y dijo esto es pa representarlo en psicodrama , no supe que era no le di importancia y con todas mis moneditas ocultas en el cuestión de la cabeza de la monjita me fui saltando al ritmo de la música, la gente que me miraba me decía cuestiones raras y yo le hacia gestos imitándolos así que le ponía otra vez mi sombrerito pa que me dieran monedas, pero lo único que recibí fueron papeles.

Acorde harto de la niña que me regalo le chocolate, era chiquitito pero igual me hizo feliz así que se me ocurrió volver a escaparme del hogar e ir a estudiar con el profesor bigotudo a las personas, me escondí detrás de un arbolito, calladita, tratando de que ni mi sombra se viera, me costo encontrarlos, pero como había escuchado que se juntarían fui a la plaza de las animas, o armas y me quede a esperar, pero como no pasaba na, salí a su encuentro, estaban enfrente de la catedral, sentaditos mirando a la gente que iba a misa a esa hora hablan de un niestche y la moralidad de un super hombre que solo que quería gobernar, yo calladita me imaginaba mientras el profesor bigotudo y su super guata se convertían en el súper hombre, pero me lo imagine como tarzar, en una jungla de peces personas que salían al encuentro de caballos con espadas, y cruces llegando a la ciudad a gobernar disfrazados de marcianos, pero se me escapo la imaginación cuando uno de los chiquillos medio rucio que tenia la cabeza como pipi, le dijo que también las época agraria del hombre urbano intercedía en las captaciones del ser y que para ello las ineficiencias del alma ayudaban a tolerar la plataforma humorística del ciudadano y que por eso el paliaba, y cuando dijo que paliaba, salí de mi escondite y dije que quería pelear conmigo, nunca había hablado y no se de donde, así que no se como se escucho, pero le tire un par d epatas pa imitar lo que el hacia que de un sapayazo me caí un porrazo y quede llorando tuve que la monjita salir a socorrerme como andaba en misa, y el señor bigotudo se puso a conversar de mí con ella, entonces me dio susto, a lo mejor estaba loca o enferma o algo así, como analizaban gente y decía esas palabras dela personalidad creo que entendí que eran como cirqueros, y entonces mientras ellos hablaban y me miraban me senté en el suelito a dibujar palabras, y pensaba en toda esa gente de circo que ellos tenían que ayudar o algo ¿así, trabajarían ellos en eso? Pensé, se convertían el trapecista como sale en l tv que ahora conozco, o será esa cosa rara que hacían el otro día los cabros en la plaza y por eso los estaban ahí, ah, pensó que yo podría ser cirquera, entonces pero tenia que estar puro mirando gente pa poder mirarle el cuerpo y decir así es esta persona por su corporatura, tiene depresión sarcástica de la mente traviesa por hacer muchos bailes de fuegos, o no . . . como sería ser cirquero, me quede mirando a unos de sus alumnos que andaba con una polera negra y tenia una dibujo en el brazo en medio del potito se le vía otro, y dijo algo de los locos, entonces salí corriendo por toda la plaza porque pensé que a lo mejor yo estaba loca y el caballero con sus alumnos me querían encerrar, me grite en mi cabecita todas esas ideas, y al lo mejor ese era probema , para hablar, una locura o entrendencion, de l alma, y me desespere entonces corrí corrí, hasta que me tropecé con un señor delante que era muy parecido al caballero bigotudo, me miro con cara de travieso, y con voz aguda me pregunto mi nombre, pero lo mire y con muecas le señale a mi solcito, lindo porque de mi boquita solo salían letras descompuestas, tenia tanta agitación que el me dijo que me tranquilizara , que no me iba a el era profesor de estado, y que no me iba a hacer nadita de nadita, solo iba a esperar que apareciera mi mama, pero como la monjita estaba muy cucurucha conversando con el profe bigotudo que me quería encerrar, que ni se acordó de mí, me miro con cara de interés y saco lentamente un de su bolsito un librito, me lo paso y me dijo sabes que es esto, le indique con la cabeza que no, me miro otra vez y me dijo, entendiste lo que te digo, le moví la cabeza para decirle que si, entonces me dijo con 6 años de edad ya deberías decir hola por lo menos pajarita, o buenas tarde o si si, mmmmmmmmmm, a lo mejor te da vergüenza, lo mire con signo de interrogación en la cabeza , y le moví los hombritos, el se rio, y me dijo que no importaba que de a poquito se me escaparían las palabras, entonces llego la monjita a buscarme con el caballero del encierro, se miraron con el lentuo, y se saludaron la monjita me dio un pequeño coscorrón, se pusieron a conversar ellos y me miraban, y mientras más me miraba me di tentación de riza pero no de escaparme, entonces preferí ir a sentarme en el pasto, y me acorde nische y la circologia, entonces me mire, y pensé si estaría loca, que hasta medio dormí inventaba palabra solo en mi cabecita, me acorde de la niña que me dio cositas propias, y de los ojitos azules de su abuelita se escondía con un caballero, se me sobresalto mi corazoncito, no se porque, mis alitas rotas se decayeron de un zarpazo, tenia un arcoíris en medio del pelo, lleva alas en su muñeca y un bebe entre sus brazos , mis ojitos rebuscaban en todos los sentidos las mariposas que colgaban de las flores enramadas de las estatuas de muerecitos que pegoteadas de blanco, sucumbían a mi corazoncito que resonaron las palabras que nunca pude pronunciar, se me escapaban de los ojitos gotitas azulitas de cristales como luciérnagas de brillo sin firmamento, mis labios resonaron a ese gigantesca pelirroja que descotada caminaba, me lancé hacia ella sin querer la monjita y sus acompañantes me observaron extrañados por mi actitud, entonces solo la mire mientras mis bracitos pequeñitos no la dejaban caminar y vi su bebe, era bonito, tenia unos cachirulos como los míos, y su pelito y sus brazos llevaban algo parecido al mío, le dije apenas resonando el sonido ma, ma, ma , varias veces ella, me miro, con extrañeza, y de sus ojitos cafecitos como los míos nacieron lluviecitas que adornaron el arcoíris de su ser, me abrazo despacio, andaba con una señora de edad, ella le sostuvo el bebe, ella me limpio la carita con u pañuelito con maripositas doradas, se acercaron a nosotros los tres observantes, extrañados, y la señora le dijo fue su papa, no la quiso por autismo, se la llevo apenas nació y nunca más supimos, era tan niña que se asusto, nos miraron y nos dejaron el silencio para recordar el momento, para mi es como una fotografía, que plasmo en mi cerebrito todo el día desde que me soltó mi cuerpecito abrigado por sus bracitos, pintados, entonces, el bigotuo le dio una señal a la monjita algo raro que no entendí, pero, solo escuche que no tenia explicación cintilifista, el proceso de la captación sencitiva y la sensibilidad, el lentuo solo movió la cabeza y un librito me paso. Me llevaron al hogar, junto con la arcoíris, me dijeron que ahora iba a tener una camita y que tenía que esperar.

Aun me recuerdo lo e ayer, eso si ya no me escape, solo recordé a todas las personas que conocí y me puse a bailar mirando la calle, que observe desde a medias por culpa de la cruz que da la hora, no los vi, ni al bigotuo ni al lentuo, ni sus alumnos, pero tenia en mi cabecita la carita de aquello que pronuncie como si fuese un milagro de diosito, me hinque tantas veces, a mirarlo, que quizás eso fue. La monjita me puso bonita porque dijo que me vendrían a ver, salte corriendo de la ventana mientras esperaba llego un señor, extraño flaquito medio moreno, no tan alto y estaba encorvado, se parecía a esos lápices que se doblan, también tenia lentes, venían en un auto de raro, la monjita me dijo que era antiguo, de cómo los 30 0 40, eso no lo entendí, pero allá va a poder jugar agrego, hay harto patio, y va a tener cositas suyas, salimos a la calle, mire y respire, mire a la gente, la plaza, y trate de recordar mis naranjos pero no alcance a ver, ahí me despedí, de la monjita, de los pajaritos, de las estatuas de los muertitos y de los fantasmas inmóviles de aquellos que conocí, mientras subían mis cosas, me fui a despedir de diosito y le hice una mueca, bonita eso sí, y le entregue calladita a la monjita su sombrero de la cabeza, me subí al auto, me quede paralizada mirando la ventana de atrás y moví mi manito para decir chao chao, ya quietecita, mire por ultima vez la plaza ala gente, me dieron ganas de respirar, entonces ella me tomo en brazo, mientras el caballero que conducía solo me dio una sonrisa, ella me beso la frente, y ahí me quede imaginándome donde a jugar. . .

. . . Para poder creerme mariposa y sentir el vientecito en mi rostro cuando me llamen a comer y ahora no tenga que hacer muecas para pedir un pedacito de pan.

Marta Parra De La Fuente.

martes, 28 de abril de 2009






Solo es el vientre partido....



la incauta forma de tu boca

aperplejada

de caricias

solo es el vientre roto



que derrama a un cuerpo de hombre


figurado interpelado acariciado

como si fueran ojos



de fAntasma, una interplanicia

de piernas y besos

solo es el vientre

que con aurra de mujer

se revulca en una cama sin pene.

viernes, 20 de marzo de 2009

Continuaciòn Cerca de mi piel.

Me sentí desnuda cerca de tu boca inmóvil, recorrí espalmada con las yemas tu rostro, delire con mi lengua tus labios hinchados de vehemencia, pero cobije en mi imaginario planes para abrigarte a mi cuerpo sin que supieras.


Suspiro mis palabras a ojos y bocas desconocidas, suspiro y susurro mientras te observo desplazarte en este mundo en que participas siendo presa de mi erotismo.

He dado mi aliento en fonemas desahuciados extirpa en este mundo e palabras anacronías arquetipos de esa desfragmentación paralítica de un cuerpo que no se mueve por accidentes cardiacos sin piernas, pero con sueños de una mujer guerrera que relata historias como si su vida enjaulada en mi lápiz sin tinta agota mi propia vida a su mundo creado para aniquilar las piernas que no tengo con esencias.


Anclo palabras disueltas en agua venditas, reitero morfismos físicos en ideas repitas pero la mezclada de sal para evapora ese maligno espectro de mis antepasados me sumerge en este sueño que aun padece como sonámbula o zombi sin cerebro para encajar en aquello que un día entrelazo entre líneas.

Veo a esa mujer a ese hombre, en turbulencias de especies girando como fantasmas en mis espacios aun invadiendo esas escenas que relato para recomenzar, pero la incógnita de la inverosimilitud se plega en esa mortal corporatura que aun mis frágiles huesos atropellan para desplazarse.

Disuelvo los espasmos en palabras atropelladas mientras murmullo vocales cantadas a un solo eco de voz retráctil, y anclo mis palabras a tu cuerpo.

Era un verano y Benjamín y yo escapábamos de esos experimentos de ojos pequeños, pero a veces creo que la tinta de este lápiz se vuelve absurda en la turbulencia de mi misma mientras recorro centímetro a centímetro imágenes fotográficas de una vida que aún no sé con exactitud si fue mía.

Aniquilo el tiempo con ojos de niños, aniquilo la vida con sangre de pieles de inocentes quimeras que confunden mis historias que aún relato, viajo como sonámbula extinta de perfumes de tu lengua, se eriza la piel con tan solo expandir mi aire a ese imaginario que renace con boca sin ojos.

Me siento desnuda, escondida, desfragmentada carcomida en instintos de manos que chocan en orgasmos púdicos de hombres que desconozco en composición orgánica, pero soy observante de esa era maravillosa de un mundo dadaísta que corrompe esa magia que viaja en lenguas de seres con cabezas sin cuerpo.


Y rezongo como fantasma de diamenates sin brillos en pechos, piernas en seres de amorfas palabras que descompongo como autentica idea de conceptos abstractos que agudizan esa extraña maleficencia de himen femenino engrosada en palabras y vientres que gimen al oído al oído de un hombre que solo escucho su voz, mientras me hace desconocida en una valle de arcoiris donde soy cautiva en subterráneos, mis cadenas son olivos, jazmines ocultos en subterráneos arcaicos y removibles como si fueran espejismos setacumbilimbicos de mundos venideros como embarcaciones subrreales una dadaísmo morfo estructurante de ideas asesinas en mentes de aquellos que un día invente. Solo reintentegro y respiro para reintegrar irónicas en esta piel que se escarcha sin color permeable, como un pormanto, esperanto, o discocafonicas líneas que emergen de esa lápiz que sueña con hombres obsoletos de instintos y con penes rectos.

Me detengo con cánticos de sonidos esteroides, respiro ese aire encarcelado en una piel que se desploma con palabras acumuladas desde la infancia, me detengo con míseras ideas y conceptos mal expresados solo para respirar un aire que brille en esta desnuda vida sin maldad.

Asesino las venas que divagan en el cerebro, mientras observo tu neófita figura desnuda dardiando voces de esas que ensueñan los ojos, de esas que se jactan de palabras y de movimientos bruscos en cuerpos agitados que transpiran ridiculización pasajera a la vida que nace desde tu pantalón.


Gimo perturbada con silabarios de lengua amorfa, gimo excitada con palabra que con la intemperie de esa piel dadivosa que encarcela peroraciones de esencias en tu cuerpo mientras dibuja sus espasmos con voces de mujer fecunda entre tus piernas. Pero incito desconocida ese garlito visionario de mundos engañados bajo el amparo de un roce de labios.










Anoche llovía cantaros de nubes doradas en el cielo azulino de esa vida que aun renazco como si fuera pétalos desolados de una mortifica cantaleta de frijoles verdes, llovía desde mis ojitos, llovía desde esa alma escondida en cada centímetro de alas que guardaba como si fuera una mariposa en pleno nido sin despertar. Florispeo circunstancia anonadadas con un tiempo muerto sin cabellos atados y sin manos desfragantes de siluetas de hombres robustos que mis espasmos ocitosinos recalque en una voz sin lengua. Grito acurrucada tapándome ese rostro asesino, grito y desfájelo ese aire que escaso aún permanece invicto para corromper ironías alelíes de besos que aun añoro tener. Me apaciguo despavomentada a esta inocua despilfarra metalinguostatica de connotaciones angulares en vertientes del cuerpo muerto aunque aun sigue con vida mientras recuerda sin masturbarse en la plenicie de ese colapso subterfugio de metapolvorientas anárquicas pasadas amatorias manos de tu cuerpo desnudo. Redescubro mi boca sin labios disfrazados de lenguas sarcásticas en tu pene bisiesto, redescubro a esa que sin manos acaricie un cuerpo sin alma, sin palabras, redescubro a esa entre sabanas de sándalo adormilando fulgiros escénicos mientras las noctambulas noches de inviernos caían por ojos de mujeres hechiceras que sin parlamentos actuaba enceguecida de una especie de colaptarteleptuscustup visionaria de otras lenguas chocaban por pieles disfrazadas de personas como público. Son sin querer el magnu experimento de tu boca ennegrecida que sin palabras recalca el tiempo desfraguado en momentos con otros cuerpos y con otras formas. Permanezco a la intemperie de tus cuentos salvajes sin cubiculas humanas y a tintas de colores desconocidos con plomo de mármol grisáceo que en fueguinas especies submarinas gritan colores sin pintarse en pinturas jamás tocadas. Soy ciega redentora de tu boca sin tenerla, soy apaciguadora redentora de tus piernas sin formas, soy esclava del alma que reclama tu cuerpo sin pene, sin espasmos y sin firmamentos en mundos circulares inventados en mis espacios. Soy aquello que sin forma sonifera vidas que pasajeras en siluetas de tiempos irreconocibles, soy el espanto de aquello que un día tuvo vientre alicaído con tu esencia y era tu aliento que dibujaba úteros en los ceniros de sus alveoras sustancias placenteras. Aun prosigo ciega de cuentos infantiles porque el la visienta se marchita sin piernas, de esas que pisotean los tacones que arrastran las evaporas del tiempo en sueños interuptus, de momentos pasajeros de visiones y desmomentos en bocas ajenas de tus pieles convexas en ecuaciones surreales de esa amor que ahora en mi pecho quema. Aun prosigo ciega de voces mías propias en vías ajenas en cuerpos desolados porque esa existencia que se reclama en mis tiempos como espacios sutiles de bellos implementos, es que soy un experimento de esos soñolientos sin somníferos pasajeros y de sangres ancestrales como niños sin plenicies de negros argumentos, en batallas sin fines de historias sin tiempo. Soy ciega asesina de tu boca inexistente porque contengo la palabra brisa como fuego repelente, soy hechicera sin nombre tierras sin especies pues construyo formas con lápices de vientres. Contemplo desnuda tu piel desfraguante con mujeres de épocas oscuras de medias sin recipientes, y contengo el aire en los pulmones de hombres in vertientes como tu abismo soñoliento de cuerpos sin hijos en nombres de bocas sucias sin sentido en la palabra de esos labios que nunca quiso mirarme de frente. Pues llora escasmos de vidas en tiempos irreales pues busco mi querida en tu cuerpo reprimente, aun contemplo esa herida en mi pecho ardiente, pues requiero son prisa tu nombre sin sonido detener en este abrigo solo por mera forma de extrañas sinfonías pues de el sin destino son lágrimas sin sufijo, pues reclama a gritos con ojitos reprimidos tus espasmos queridos de mi boca sin sentido. Despiertó veridenas verdades sin malogramas de utopías pues es tu boca asesina que me irrita la venida solo quiero detener ese tiempo sin vida, es que ya no quiero sentir como las venas reprimidas arquean esta esencia de escenas sin sentido pues solo escrito queda en memoria sin sufijo son extrañas las formas de piel sin abrigo, pues corrompen las entrañas altercadas de abismos, son oscuras las deidades de esta sin sentido porque aun quedan migrañas en el tiempo sin amoríos, pues es esa la malograda escena de esta vida sin estribillo porque son papeles autócratas de payasos asesinos, pues solo canto sin forma mientras recorren arrastradas lágrimas utópicas en rostros de mil formas, pues son mis ojitos hinchados que hablan por su propia boca sin acallar sus males de esa noche loca. Mientras recorro la vida con sonetos sin sentidos pues busca la mano amiga del cordel desconocido, pues ya no existe vida sin tu cuerpo querido mío, pues son ingratas las palabras que de mi boca buscaron tu abrigo, hoy solo quiero detener el tiempo de esas que contengo pues aun son solo rotas los chalecos de este frio pues quiero sentir esa brisa más allá de tu sentido y acallar el aguacero azulino que corrompe esos sueños querido mío, pues ya no tengo aliento ni descanso en esta tierra de fueguinos, pues recorro firmamentos de historias sin sentido, hoy solo quiero atibarradamente decoran mi garganta con canticos desolados como brisas de otros ríos, mientras estos tacones resuenan en calles sin sentido. Pues ya no hay costura que arregle este cuerpo de muñeca sin forma de sustancia sin alegría sin degramura sin sonrisa pues ya no queda vida en este desierto colorió, pues recorro sin ojos a mis mismas sin racimos pues rosas nunca tuvo en las manos de la tierra de las formas alegóricas de aleluyas sin premura de tu boca sin inciensos ni sándalos desquiciados pues ya no quiere mil formas que contenga la palabra. Solo quiere cerrar los ojitos de esta vida acabada, lalalalalalalalalalalalalaarrara, lalalalalalalalalalalalal……lalalal arrararararrararraraararrarrarara….lelelelalalalal pues incierta de tu boca de formas sin sentido aun quiero mi querido desangrarme sin tu abrigo, lalalalalalalalala rarrararararirarararararalalalarara pues solo quiero de tu boca esos labios hechiceros que un día me besaron sin destallar

Me acomodan tus palabras que de ensueño no me tocan
Me acomodan tus estilos sin dedos que dibujan mis formas
Me acomodan siendo esclava de tu boca sin palabras
Pues oculta entre mantos de estiércol te sigo silenciosa
Me acomoda tu aire de vicios sin formas, pues es de tu manto
Que desquicio mi boca, y sin mis labios no te tocan
Descanso sin corrumtura esa vida sin brisa que se detiene en mil formas
De personajes asesinos de una vida sin sentido, Pues ese oído
Sin sonido que destripo como mariposa soñolienta de tu tinta venenosa
Me acomodo entonces a esa forma deliciosa de tu abismo corrompido
En mortuorios asesinos en bocas destripadas sin oídos y sin palabras.


Papapappapappapapapalalalalararalalaralalalalala
pues incierta de tu boca de formas sin sentido aun quiero mi querido desangrarme sin tu abrigo, lalalalalalalalala rarrararararirarararararalalalarara pues solo quiero de tu boca esos labios hechiceros que un día me besaron sin destallar.

viernes, 20 de febrero de 2009

Continuación cerca de mi piel

Capítulo 15.

La balada de la mujer sola.


Supuestos –presupuestos, opuestos, extraigo y converjo la memoria de momias sobre la piel, me electrizo con espasmos amoretonados de rodillas, reintegro investigaciones arquetipos de narratorias onomatopeyas en el vientre de mujeres, de hombres, converjo en danzas como película que no se detiene y aún mi memoria dibuja sueños parablisticos en escenarios giratorios, me vuelvo absurda en líneas, ideas y argumentaciones, solo esa música me ensordece el alma y el cuerpo en movimientos amatorios narratorios, utópico , decaigo hasta en las palabras y solo mi cuerpo se abstrae en decadencias donde tu nombre resuena sin pronunciarse.

Me encierro, me desnudo, me observo y me contengo acorta en días, en milésimas de segundos que inspiraron movimientos adyacentes que giran en este escenario de mis respiros que encierran la esencia femenil e integran de un muerta que revive.

Reintegro-grito, respiro cada palabra que compongo en mi cerebro con dibujos que diseñan historias de marionetas, de animales, de muertos, de hombres y mujeres, sin ese aliento los convierte en maquinas sin cuerpo.

Recupero desde mi agonía la palabra de mi boca que no se pronuncia sin lenguas ajenas, rebusca los instintos y las frases, ya escritos en mi cerebro, las observo como victima alternada que trasciende en esta superficie de escombros, me detengo a danzar sin respirar los pasos que caminan y desangro y sin manos que toquen los pezones mientras detengo mi tiempo para un tú que no existe.

Parezco fotografía y me desdoblo para observar mi ser frágil en ritmo que generan cantos de silabas que agudizan los susurros que me digo al oído mientras oscurece, se distancia el tiempo desde el suelo gira lentamente su cuerpo, ama como si fuera hombre a la sombra que refleja su propia esencia y resuenan sus pasos en las cadenas que marchitan a ese espasmo que sin tinta trascriben con psicomotricidad historias de vehemencia orgásmica.

Solo guardo silencio y escucho como enloquecida tu abismo entre mis piernas y mi sexo rebosante exagera el vituperio sin lenguas.

Murmullo como enceguecida de ideas que se escriben como imágenes interpuestas sin música, pero con sonido de eyaculaciones.

--“una mujer sola en medio de una pista, vestida de traje negro, abierta la chaqueta mostrando las mamas, una mujer que se revuelca con palabras que gritan interrupción acentuando sus mamas con un movimiento donde insinúa el grosor de estas.
Es una masacré de cuerpos, sin sexo casi desnudos que giran cercanos en bocas, pechos, piernas, son inconversas las luces que se adiestran en el delirio del aislamiento dispar, se mezclan las esencias con una mujer que gime en medio de un silencio oscuro gritando interrupción, son miles los cuerpos pintados sin rostro que se acercan y se consumen praxis carcomìentes de juegos corporales que se acoplan los sexos en palabras eróticas de una mujer solitaria.”





Y me acoplo a mi sombra gimiendo tu boca sin cuerpos he interrumpe mi esencia de caballera andante analizando mi boca que pronuncia choques menstruales de mujeres estoicas tiránicas, inermes, indermes, indomisibles, conyunturantes que gimen con orificios vaginales que desconocen.

Susurro como enloquecida versos que se desconocen en mi piel.

Respiro, respiro tranquilizando mi organismo de este avasallaje abrupto de palabras reiteradas que gimotearon con vuelos de vehemencia sin detenerse sin aliento.

Respiro cada vez más lento, sin música, sin movimiento y en mi suelo que responden a mi esqueleto a sentir acoplado el cuerpo a un abismo que se analiza.

Respiro y tu boca invade mis espacios y mis huesos se jactan de un orgasmo soñoliento y mágico.

Y es tu aroma la que invade mis espacios con lecturas semi acopladas en ritmo hiperfericos rozantes de eventos corporales en un solo cuerpo, busco instantes en mi cuerpo, busco entonces instantes que eyaculan sístoles que redondeo de vida.

Y mi cuerpo decaído busca tus muslos desnudos acariciando el aire. Mi boca, mi lengua, mis piernas, recorren con beneplácita inocencia tu figura, recuerdo analizo y siento un tango de piernas en camas y espacios imaginarios, ni tu nombre resuena distinto.

-- Decaigo y caigo entre tus historias como un esclavo de tu cuerpo de tu argumento y de esa tinta que te paraliza la vida en un mundo imaginario.

“Una mujer caminando de noche, cemento mojado se observan sus tacones y una leve melodía fonética acompaña su caminar, con voz semi españolada, susurra al viento palabras de amor.



Sobrepasaba cada instante que recorría la piel con locuras eléctricas, chocaba sus orgasmos con memorables golpes al suelo mientras giraba con las caderas a ritmos filantrópicos con lagrimales que recorrían un andar sordo en medio de noches lluviosas, era extraño para mi presencia observar sus tacones danzar en veredas de aguaceras. Solía caminar descalza luego de gritar palabras desoladas al viento, su figura opaca y casi desnuda avasallaba mi presencia de hombres viril sin orgasmos, para fantasear de amores lejanos redactados a voces, a gritos a un viento que decae la fragilidad de una mujer que reclama esencias al tiempo que le roba sin lenguas y sin piernas.


Susurro palabras a un viento que desfragua la inconsistencia de sus pasos, soy un invento bipolar de un lápiz que no redacta, que no extrapola su tinta al aire, creyéndose un hombre que observa caminar.


Como si fuera un árbol que reitera en un camino borroso mientras sus tacones se arrastran por un suelo que no toca.

Canto alaridos y susurros a una nada que transforma mi ignorancia en teatro caminante mal expuesto, mientras los sones de la ira contemplan una oscuridad resonante de orgasmos decaídos bajo manos ciegas.

Recorro tu cuerpo inerte con dedos sedientos de tu desnudes, recorro con mi lengua pasos corpulentos acentos viriles apaciguados en rectitudes filantrópicas de piernas lluviosas, analizo y rastreo ungüentos de saliva que crujen en oídos muertos de ocitocinas.

Tu silueta viril y desnuda retienen mi tiempo en fragmentos que idealizo mientras mi piel suspira el aliento de tu miembro erecto. Caminito en vericuetos obsoletos de sinónimos coherentes, grito y gimo como los nombres de hombres que jamás me besaron, pero es tu cuerpo que reclamo en pieles desconocidas en fragmentos de alientos y besos atacados en la memoria sin sabor.

Desnudo tu instinto con caricias desmolidas en silabas que carcomen las entrañas de mujer y grito enloquecida tu nombre sin fonemas ni lexemas que se redacten sin tinta y resueno tu cuerpo en el mió mientras camino chirriando lluvias de otros abismos y busco tus labios a la intemperie de inocencias que no razonan mi canto silábico en paso de tacones que desmenguan vidas sin ojos.

Y contraigo mi silueta sin verbalizad observo tu esencia inmortal soñando con un tiempo sin sonido, sin paz.

Acaricio al viento como si tu rostro se plasmara en esa brisa y tu palabra susurrara en mi oído erotizado que existe en mi boca sin besos.

Camino descalza, camina ciega atosigada, desnuda, mientras la lluvia compone firmamentos escuetos de aires que aún no se respiran y prosiguen cantos insolentes, ominosos para nombres y piernas de quien aun no reconozco.








domingo, 15 de febrero de 2009




Erotismo

Reorganización

EXPONGO ESTO NUEVAMETE PORQUE ME INTERESA MUCHO QUE USTEDES SILENCIOSOS COMPRENDAN EL RITMO DE CADA CENTÍMETTRO DE PALABRA QUE LEEN Y SE REDACTA, AHORA BIEN, PRINCIPLAMENTE EXPONGO CERCA DE MI PIEL, NOVELA FEMINISTA Y SURREALISAT CON CANONES ONIRICOS, FRENÉTICA DESNUDES, Y UNA SAGA DE CUENTOS, POR FAVOR TRATEN DE SEGUIR LAS IDEAS PARA QUE NO CONFUNDAN EL CONTENIDO, Y ASÍ PUEDAN COMPRENDER MEJOR LO QUE LEEN, ADEMÁS DE VEZ EN CUANDO EXPONGO OTRO TIPO DE CREACIONES QUE NO ESTAN ARRAIGADAS A NINGUNA DE LAS MENCIONADAS ANTERIORMENTE, COMO POR EJEMPLO TEMPESTAD, QUE SON EXABRUPTOS LIRICOS, PERO QUIERO QUE CONSIDEREN QUE CERCA DE MI PIEL SE VA EXPONIENDO JUNTO CON SU CREACIÓN POR LO QUE NO ESTA EN ORDEN, PARA PODER LEERLA ADECUADAMENTE DEBEN SEGUIR LOS NÚMEROS DEL CAPÍTULO , DE 4STA MANERA PODRÁN COMPRENDER LO QUE SE LES PRESENTA, POR SU COORDIAL RECEPCIÓN MUCHAS GRACIAS.

Continuación de Cerca de mi piel.

Jaripustrerremtum.

La palabra me emergía de la boca, destellando arma maneto de insomnio eyaculaba precozmente su figura, la palabra renació bajo el amparo de su infantil sombra, creyendo fantasmas de ñañosas vidas utópicas de quimeras filantropías de un niño negro que abrazaba la nada que se convertía en vida.


Te he visto en mis sueños, sumergido en aquello sobrenatural, en esa esencia que sumerge a los espíritus a una verdad que se encierra en alelo de nostalgia y soledad.
Te envuelto de espasmo de sosiego de miseria, desangrando vidas ajenas que gemían por paz, te vi y tus ojos relinchaban historias de incapacidad.

Eran tantos los suicidios que desde mi cabeza se destilaban que aún las frases parecen incógnitas, pero esa nada, se hizo humo cada vez que ilusionaba con tu rostro varonil sin guerra y con una oportunidad de ser amado.

Camina por buenos aires cuando observe tus ojos oscuros pedir limosna despacito, casi sin aliento, eras pequeñito y tus ojitos me inundaron de paz el alma, entonces te abrace, tan fuerte que lloraste por abrigo y yo llore por amarte.

No se cuanto tiempo pase sin memoria recordando historias desfragmentadas en mi alma, pero no importo que fueron inventos o realidades cotidianas saber que existía encerrada como sombra en lugares inexistente para mi persona, tu luz inunda la vida que perdía a pedazos. Y te ame por la fuerza que nacía desde mis ojos y de mi vientre.

Cerré mis ojos y te guié a mi cuerpo, tus ojos relincharon derbillos arquetipos, mi aliento se contuvo por instantes mágicos, tus pequeñas manos negras se acoplaron a las mías y te abrigue con mi pecho desnudo y tu esencia se hizo sublime a esta vida sin lágrimas.

Recuerdo tantas veces como intento volver a mover los dedos de mis pies, me aferro a la constancia de esa inocencia inusitada de mis alas que recorren mi frágil esqueleto, ya no hay casi palabras de añoranza, ya no suspiros disfrazados de lágrimas, descanso de líneas reiteradas, pero recaigo en ese pasado fantasmal que me convirtió en mujer.


CAPÍTULO 15.


Me transformo en esa ironía sin control de voz, me trasformo mientras me escondo a los pies de mi cama, me trasformo sin mover el cuerpo destilado de lágrimas, me trasformo resonante en esa mujer cosmopolita que añora volver a vivir.

Gimo ecos de otras cuerpos, gimo enloquecida gritos de bocas desfragmentadas, gimo y tú pelvis desnuda ridiculiza mi esencia haraposa de besos estériles mientras acaricio al viento.

Me desnudo casi sin moverme, me desnudo imaginando tu cuerpo viril ceñido a mis muslos entre abiertos, me desnudo gritando mi muerte sin cuerpo sin alma y sin piernas.

Son lágrimas que adornan el colectivo humano que compongo como a un ser, son lágrimas abruptas y torrentosas, que divagan en mi piel, corrompo este inverosímil arquetipo de constructo soñoliento mientras soy esa que besa a un hombre imaginario.

Intento detener estereotipos virtuales imaginando los tuyos, negros, profundos y pequeños, que adornan la luz de un que se apacigua, soy la luz de mi vientre, del propio que engendra la nada, que engendra la luz que nunca tuvo.

Investigo mis recuerdos, los analizo como película de cine arte que trasciende de un firmamento sin estrellas, camino en mis imágenes palpables como si fueran el ruido ciego que apacigua esa vida aniquilada por una palabra si vida.
Investigo, analizo, comparo, confluyo, redundo, transformo, recreo estereotipos, me escondo como vagabunda, en ese nido mágico que contuvo el alma sin sueños, sin respiros. Es entonces que camino como transeúnte en busca de una humanidad acabada en mi misma, es entonces que recaigo en genes, ecos y eyaculaciones precoses de hombres sin rostros.
Me busco como aniquilación de tinta, me busco como si mis orgasmos múltiples se perdieran en sendas en que tu nombre se modifica sin aliento y sin piernas.

Me congelo, bajo tu piel desnuda, me congelo y mi entrepiernas resuena sonidos alternados ignorados por tus manos que estancan mi rostro en tus ojos, me congelo desnuda esperando que me contengas el cuerpo con caricias lingüísticas que resuenen mis oídos vetados de tu entrepiernas que deleita las ironías perplejas de vaivenes y pezones erizados.

Esto es parte de Frenética desnudes.

Es tu cuerpo el deliro de una añoranza que se esquematiza los argumentos de mi boca sedienta, tengo el semblante erizado en busca de ese espasmo que corrompe mi locura en sexo sin preservativo. Aun exhibo el himen de la vanguardia exponiendo tus besos callados a la sombra de este tibio abismo, existo entonces tu fantasía orgásmica con manos y dedos rebuscones de tus senderos…

Saga de cuentos.

Este cuento que prosigue es parte de una saga de textos breves, que interdependientemente estan relacionados, pido al lector que realice esfurzos de comprensión lectora para seguir las lecturas, ya que hay palabras claves que guían la unificación de los textos, con son distintos a la temática abordada en la novela Cerca de mi piel. veamos sus capacidadesd erasocinio para ilar las ideas,no es por desorden es por ejemplificar el propio cerebro pra comparar y exponer las ideas que se presentan y así aprender por pasos a entender textos por palabras claves y conexiión dada por entre líneas. Afradesco la comprensión.
.......... ............. .......


Tenia dos alas rotas , gritaba como desquiciada cuando se arrastraba en media de la arena, decían que se creía mariposa, y el sentido abrupto de estas palabras pierden sentido a medida que tratado de redactar un reaccionar de ese suicidio colectivo, pero aun me espanto en recoleccionar todas aquellas frases que mi joven vida tuvo que soportar por seguir líneas de otros, no era capaz de pensar pero me dolía aunque sin drogarme las historia de esa mujer que desangraba cuando interrumpíamos su vida con sin razones por una apuesta, la secuestramos. En la casa del Filpo, se había ido a meter a la casa de uno de mis amigos, parece que pa hacerle una pregunta de sicología o algo así. Las chiquillas adoraban a ese hombre, llegaban a limpiarle el y trasero con la lengua, me daban asco a veces, incluso creía que eran maquinas sexuales de su persona, pero en fin, no debía haberle seguido el juego, pero lo hice y la matamos.

Ella solía llorar todas las noches, tocándose el vientre, mis compañeros le cargaban sus lágrimas, era extraño, pero apresar de la súper humanidad que siempre quisimos exponer, era una arreglapu de alma lo que nos enseñaron y debía corromper, era algo así como personal, la patearon hasta se la violaron, y ella era virgen, su virginidad me resonaba en los oídos todas las noches antes de dormir, murmullaban y mis papas se asustaban al sentir que mis lágrimas callaban a ese tiempo que me hacia crecer, pero soy hombre de palabra y seguí a mis amigos hasta el fin de la historia, por amor a ella, a la Fran, seria capaz hasta de matar, pero en palabra, nunca pensé que la trasformación animal de mi ser me llevaría a serlo de verdad,.
me parece verla caminar en la casa del Filpo cuando vamos a tomar, me da pena pero no sabia, que ser asesino costaba la propia vida, ni las chiquillas que son mujeres fueron capase de limpiarlas las cicatrices que el Samuel le dejo cuando la agarro a pata y a piedrazas, era extraño, repito aunque mis palabra son sean muy adornadas se que por lo menos debo seguir escribiendo pa desatórame esa ideas que están como clavadas en esta caja que bombea sangre, no se bien pero nunca pensé que preguntar tonteras costaba la vida, es que barato de creer que fue una equivocación hasta de mi profe cuando le dijimos que habíamos cometido un secuestro y esto nos apoyo por bien de la ciencia, y esas cosas que tratábamos en clases, ahora, no se me da pena y a veces las lagrimas no me dejan ni respirar, siento que debía haber tenido pensamientos propio para decir o decidir la verdad, pero caí como todos, creo que todos llegamos a odiar cada palabra que nacía de su boca, cada centímetro de su aire, y hasta su presencia nos daban ganas de vomitar, queríamos matarla desde que la conocimos por intrusa, apostábamos con su vida, cuando las chiquillas le sacaban la ropa y la tiraban a pozos con serpientes, sacamos la colección del profe y blas encerramos en este escalaba del Filpo, apostábamos con dinero estábamos pobre y quisimos que esta escusas fuera el centro de todo los derrumbes sicológicos que atañían la vida cuando la golpeaban pa que nos hiciera bailes raros y nos dijera poesía mal escrita, así nos reímos y así también teníamos algo mas que hacer con nuestras vida, éramos unos pobres diablos que nunca habíamos pensado en humanidad un en amor, esas porque reían las dejábamos pa aquello que no eran especiales como nosotros, así nos decían, pero no entendiendo, porque su vientre desangraba si no podía tener hijo, el profe la inyectaba todas las noches injertos de soluciones que la dejaban estéril y paralizada, un día le dio un pre infarto y nosotros no le creímos, entonces le decíamos que le íbamos a cambiar el corazón , cirugía de corazón ,quedo tres días paralizada, a nadie le importo, tuvimos que llevarla escondidos entre el mar y yo de urgencia, los chiquillos estaban tan borrachos que no se movían, aprovechamos el impulso y la llevaron estaba intoxicada, tuvimos que esconderla y les dijimos que jugábamos a esconder el tesoro de la pierna porque el que la encontraba recibía un premio, se rieron todos los cabros, así estuvo un par de día, pero cuando fuimos a dejarle comida nos dimos cuenta que tiritaba y no podía dormir así que el mar se quedo con ella a cuidarla, a el parece que también le daba pena pero nunca hizo ningún movimiento que demostrase algo semejante, yo callé, ella no era tan fea, pero la secuestra, a veces era media rara decía cosas de energía y de solvencia espiritual que las chiquillas tomaban pa la chacota y por eso le pegaban esta eran mas putinga pa su cosas, ni se acordaban de ser virgen y esa cuestión del culo bonito pa el amor de su vida o algo así, el filipo era el pero de todos sacaba cuchilla y la amenazaba con matarla ella ni asusta después de que se recupero y la encontraron este geton le saco la greta y la dejo sangrando, de la nariz, ella calladita se quedo sin moverse como respirando, yo pensé con el mar que rezaba a un dios raro de la antigua Grecia o algo así, porque nos daba charla de existencialismo, pragmatismo y algo de la edad media y el oscurismo, nos decía los oscuros, porque no teniamos dignidad humana pa vivir, ella apenas nos miraba, nunca nos conoció, a ese el Ronaldo que le hizo una pregunta, tampoco lo conocía, parece que habían sido compañeros de curso o algo así, pero nunca lo saludo porque lo encontraba superficial, un día se puso a actuar nos reíamos todos era divertido porque imitaba a unos enfermos mentales, mi profe se asusto porque parecía enferma decía, y siempre caíamos porque así se defendía a punto de baile de palabra y de danzas teatrales que nunca callábamos éramos tan ignorantes, es que estudiábamos en el liceo de cochay, era un liceo, es porque aun seguimos ahí, calladitos sin decir palabra de la muerte, pero el profe parece zombi, y las escasas palabra que dice fuera de clases expresan que es satánico o algo así, parece que en eso nos convertimos porque la sacrificamos en busca creo del vació de nuestras vidas, claro pensando que Satanás, o, el metistofoles de fausta vendrá a recompensarnos las palabras de tormentos que exageramos cerca de esa mujer, no se bien pero emergían cicatrices de su piel, nos quedábamos calladitos porque el miedo de que el profe y los demás especiales nos asesinaran a nosotros por decir algo bueno de ella nos acechaba como lóbregos que carcomen las pieles disfrazadas de lo que éramos como personas, pero el antaño y la insapienza nos hacia reiterar espasmos que no razonábamos por orgullo. Ahí en medio de nuestro centro la ridiculización de su ser se acrecentaba cuando intentaba enseñar, supongo, porque la escuche que confiaba en la esperanza de creer que podíamos organizar nuestro cerebro con bombead se redirigíamos la desorientación del alma, pero hablaba y las chiquillas preferían masturbarse pa que las mirábamos y así ella se omitía, le tiraban hasta la caca de las bacinicas para que se callara era tan insoportable que desearle la muerte era poco para nuestro grupo, la colectividad orgásmica se sellaba en nuestras bocas de deleite y pasión, me sentí enamorado de la Fran, pero la encrucijada de nuestras vidas, al menos de la mía, se inicio el día en que encontramos a la mujer desangrando desde las piernas, ella casi no comía, y su cuerpo estaba tembleque por las barreras que la amarraban la estructura para impedir que se moviera. Uno de los chiquillos se la había violado con su pico y con un palo, la colgó desde las piernas para que todos pudiésemos ver su vágina mientras le metía el palo, todos se rieron a carcajadas estaban tan borrachos que hasta se cagaron de tanto reírse, pero al tiempo después la encontramos sangrando desde las piernas las chiquillas la desnudaron para observarla y su abdomen estaba más grande, le caigan chorros de sangre de entre las piernas, y las chiquillas se dieron cuenta que estaba embarazada, entonces gritaron sin precaución ni omisión que en nombre de ser la intrusa, ellas harían justicia divina para su compañero que tuvo el varajuste de ver un día, entonces una de las chiquillas tomo un cochillo y le rompió el vientre sin medir las consecuencias, yo me asuste, y mi cuerpo empezó a temblar, el medio de su vientre le saca un saquito que rompió con tripas y todo con el cuchillo del sam, entonces me di cuenta que era un bebe, la Fran le tomo la cara, y la otra agarro al pequeño bebe en crecimiento y enfrente de sus ojos lo piso, y le grito que ser una pobre puta era lo único que iba a vivir en este mundo porque ella no servia pa nada más, ella quedo pasmada, se emblanqueció su color de piel, y de a poco sus ojos y sus destellos se apagaron, los chiquillos la dejaron desnuda tirada en un cementerio, y nunca más hemos sabido de ella. Yo tengo como una interrupción en la vida, estoy en cuarto medio y en las noches recuerdo sus palabras de humanidad. A veces pienso en suicidarme, me atosigó con lágrimas que no me dejan respirar, pero el mar que ahora es mi mejor amigo, me ayuda a levantarme a diario, sueño con tener una familia, y ser un gran padre, pero no con la Fran, en las noches cuando sueño y resuenan sus palabras entonadas de amor me refugio en ese dios que ella tanto hablaba, entonces le pide que me guíe pa cambiar y volver a respirar y volver a sentirme vivo.